viernes, 26 de agosto de 2016

Lo que sé de los animales


Lo que sé de los animales,
es que se buscan para aparearse
y mordisquearse el cuello.
Que les encanta la luz y la oscuridad.
La lluvia y la insolación.
Que no caben en sí de gozo
al llegar la primavera.

Lo que sé de los animales,
es que aman la libertad,
jugar en soledad y en compañía.
Amorrarse a lo suculento,
y estirarse panza arriba silbándole a la vida
en el idioma preferido.

Lo que sé de los animales es que huyen
a la mención del dolor.
Y se escabullen de la muerte si les dejan
y se enroscan si tienen frío o se acomodan en su nido
o duermen en su océano.

Lo que sé de los animales,
es lo que sé de mí.

Xabier Bayle


lunes, 28 de septiembre de 2015

¿Dónde está el porvenir?

Creo que no deberíamos decirle tanto a
lxs niñxs y jóvenes que son el futuro.

Les estamos sobre valorando.

Son el presente, al igual que tú y que yo.
Y el presente está bien jodido.

Nuestra generación, en su momento fue la promesa de ser el futuro.

¿Y qué le hemos entregado al mundo?


Mierda.



No hemos marcado un cambio sustancial positivo en la sociedad desde que éramos niños.
Sin embargo, ¿Qué tenemos?



Jóvenes y chavorucos embriagandose, y supuestamente haciendo la revolución vía facebook,
compartiendo posts y frases pendejas pseudo filosóficas.

No mamen ¿Eso es todo lo que pueden ofrecer? ¿Buscar party para el fin de semana y embrutecerse?
¿Ser aceptados en su puto grupo social de mierda y su "escena" alternativa?
¿No les preocupa nada más? Y si les preocupa,
¿Qué están haciendo al respecto?
¿Algo? ¿Nada?


Solo quieren estar en paz, living su vida loca, despreocupada, y el resto del mundo que se joda.
Porque a eso se reduce su visión; a fiestas, alcohol, marihuana, drogas, carne asada, gimnasio, y creer que están siendo filmados para una película en Tumblr con el resto de estereotipos —cool— de quienes les están copiando su imagen y estilo de vida.

Y eventualmente tendrán hijxs, quienes se encargarán de repetir el ciclo.
Que bonita pinche historia.

Me cansa tanta frivolidad, tanto hedonismo, tanto nihilismo, pero sobre todo, tanto egoísmo.
Paso de todo eso, aún si eso significa quedarme sin amigxs,
lo prefiero. A seguir formando parte de ese círculo.
Y ahí se termina el futuro, en un vómito en el lavabo de un after.  



         

Mejor no nazcan.


lunes, 3 de agosto de 2015

Los miedos.



El hambre desayuna miedo.
El miedo al silencio aturde las calles.
El miedo amenaza.
Si usted ama, tendrá sida.
Si fuma, tendrá cáncer.
Si respira, tendrá contaminación.
Si bebe, tendrá accidentes.
Si come, tendrá colesterol.
Si habla, tendrá desempleo.
Si camina, tendrá violencia.
Si piensa, tendrá angustia.
Si duda, tendrá locura.
Si siente, tendrá soledad.

Eduardo Galeano.

lunes, 2 de febrero de 2015

La gente que me gusta

Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla , que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y lo que hace. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad.

Me gusta la gente con capacidad para asumir las consecuencias de sus acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien se permite huir de de los consejos sensatos dejando las soluciones en mano de nuestro padre Dios.

Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de si, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.

Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme. La gente que tiene tacto.

Me gusta la gente que posee sentido de la justicia. A estos los llamo amigos.

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la predica. La gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor. La gente que nunca deja de ser aniñada.

Me gusta la gente que con su energía contagia.

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera.

Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.

Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivocó o no sabe algo. La gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.


La gente que lucha contra adversidades.

Me gusta la gente que busca soluciones.

Me gusta la gente que piensa y medita internamente.

La gente que valora a sus semejantes no por un estereotipo social ni como lucen. La gente que no juzga ni deja que otros juzguen.

Me gusta la gente que tiene personalidad.

Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.

La sensibilidad, el coraje, la solidaridad, la bondad, el respeto, la tranquilidad, los valores, la alegría, la humildad, la felicidad, el tacto, la confianza, la esperanza, el agradecimiento, la sabiduría , los sueños, el arrepentimiento, y el amor para los demás y propio son cosas fundamentales para llamarse GENTE.

Con gente como esa, me comprometo para lo que sea por el resto de mi vida, ya que por tenerlos junto a mi  me doy doy por bien retribuido

Gracias por ser esa gente:

Imposible ganar sin saber perder.
Imposible andar sin saber caer.
Imposible acertar sin saber errar.

Imposible vivir sin saber vivir:
La gloria no consiste en no caer nunca, sino mas bien en levantarse todas las veces que sea necesario. Y eso es algo que muy poca gente tiene el privilegio de poder experimentar.

Bienaventurados aquellos que ya consiguieron recibir con la misma naturalidad el ganar o el perder, el acierto y el error, el triunfo y la derrota…

— Mario Benedetti.

domingo, 1 de febrero de 2015

Mi primer Vegaño



Hoy es un día especial.

Por ser el cumpleaños de Dennis Brown y el vigésimo aniversario luctuoso de Jill Phipps.
Pero sobre todo, porque un día como hoy, hace un año emprendí un viaje hacia el Veganismo.

Un viaje que es solo de ida, que una vez embarcado no hay retorno.

Hace un año me divorcié de una cómoda y auto condescendiente vida vegetariana, de una lucha a medias tintas por el respeto a los derechos de los animales.

Me liberé de la trampa de los lácteos:
De sus diferentes tipos de queso en la pizza, su yogurt griego extra cremoso, sus batidos de leche entera con nieve de crema y Philadelphia, su eterna y severa acidez, gastritis y esofagitis ocasionados por esos placeres que hoy concibo como insanos.

De una tibia vida de vegetariano por poco más de doce años, decidí arreglar esa disonancia que había entre mi corazón y mis actos. Fue entonces que derroté los caprichos de mi paladar y evolucioné al Veganismo.

¿Veganismo?

Si, porque sabía que al pedir comida libre de carne no estaba haciendo lo suficiente para conseguir que  la congruencia entre mis actos y mis ideas se tomaran de la mano y caminaran juntos en la misma dirección.

Pero el egoísmo de mi paladar se oponía a esta convergencia, y me bombardeaba con pretextos conformistas y mediocres propios de un animalista de medio tiempo y un especista que trabaja horas extra incluso sábados y domingos.
De los que abundan en las redes sociales cacareando sobre lo mucho que quieren a su perro, y no sienten la menor culpa al comerse un filete de pescado y presumirlo en Instagram.

Yo no quería ser un hipócrita como ellos.

Pero crecer dentro de la incubadora de una sociedad que te muestra a los animales como objetos y materia prima de abuso, es complicado desprogramarse y ver las cosas tal como son. Probablemente por eso hay tantos hipócritas inundando las redes sociales.

El Veganismo es difícil cuando solo piensas en ti mismo, en tus comodidades.
Pero si se replantea bajo esta premisa, cambia radicalmente la ecuación:

“Si el Veganismo es difícil para mí, ¿cómo será de difícil mi no Veganismo para aquel ternero que nace en esclavitud, que es maltratado desde antes de salir por completo del vientre de su madre, es separado de ésta justo después de nacer y morirá de desnutrición para que podamos comer su carne y obtener la leche de su madre?



Nuestra “dificultad” pasa a segundo término.

Es imperante que dejemos de ver a los animales como objetos sin sentimientos, para después dejar de tratarlos como tales.

Nos hace falta entender que son seres sensibles con personalidad, identidad e intereses propios; ellos no desean sacrificar su vida y su libertad para satisfacer nuestras demandas.
No nos deben nada, por el contrario, nosotros les debemos respeto y una disculpa.
Y la manera más sincera de disculparse por las calamidades que les hemos hecho pasar, el hacerles la vida miserable desde que nacen, el extinguir un sinfín de especies, el haberles declarado la guerra sin cuartel desde aparecimos en el planeta, es hacerse Vegan@ y ser el eslabón que rompa con la cadena de su esclavitud. 

La paz comienza desde tu plato.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Gloria: La película (o la desvergüenza de los mexicanos).

Al mexicano promedio le gusta que lo engañen, que se burlen de él, que le escupan en la cara, y encima pagar por ello. 

Es sin duda un sujeto de estudio muy atractivo para la psicología patológica de un fenómeno llamado  “folie à trois”.

Es creativo, con excelente sentido del humor, inocente, procrastinador, trabajador, desidioso y aguantador. Pero bastante mediocre, despreocupado e indiferente a los problemas sociales.

Alejado de la cultura lo más posible, católico hasta los huesos, y desinteresado por la buena lectura. 

Decir que el promedio es ignorante, es un hecho, no un insulto. Si no, ¿cómo es que proliferan tantos programas de televisión que son poco más que una diarrea infecciosa sobre nuestras cabezas?

La prioridad del mexicano promedio es tener una pantalla plana con señal digital y esperar el fin de semana para emborracharse y evadir por un momento la aguda realidad que lo acecha todos los días de forma monótona y que lentamente lo va pudriendo desde las entrañas de su mente.

Pero no indagaré en la psique del mexicano, no esta vez. Hoy hablaré de un tema en concreto: 

Gloria Trevi y la falta de vergüenza.





¿Ya olvidaron los noventa, su basura mediática 
y las vejaciones del clan Trevi - Andrade?

Y no estoy hablando de darle su merecido, como podría ser derretirle la piel con un soplete de gas butano para después meterla a una tina llena de sosa caustica y ácido de batería. O atarle una soga al cuello a la defensa trasera de una 4x4, mientras vas de expedición a algún monte rocoso o atravesarla con un hierro incandescente por vía anal y sin lubricante. 

Claro que no, no estoy sugiriendo nada de eso, aunque el castigo más sádico de saw, me parecería poco. Pero al menos podríamos / podrían los productores, editores, directores  y gente del medio con un mínimo de vergüenza y sentido común,  vetarla de la vida pública; que no tenga lugar en la sociedad como figura, como actriz, conductora, o que le hagan una puta película de su vida.

¿Una película?

 ¡No me jodas!

 ¡Por amor de dios!

 ¡¿Es en serio?!

Y apuesto mis testículos a que esa mierda va a ser un éxito en taquilla. Ya sea por morbo, curiosidad o simple e imbécil admiración.

Es que no me jodan, no puede ser posible que alguien con semejante currículum se le pueda hacer una película e incluso admirar y respetar.

México, no puedes agarrar ni un puto libro al año, pero si puedes aprenderte los nombres de los concursantes de un reality o una puta telenovela.

Sé que mi discurso suena muy trillado y fácilmente se podría confundir con el de un maldito pejezombie, pero quien me conozca, sabrá que no es el caso.

México, eres tan lineal y pasivo que este discurso ya debería estar obsoleto y extinto, sin embargo sigue tan vigente como las ladillas, el pulque y el pinche mal gusto de ponerle camarones a los platillos para que se vean gourmet.

Me dueles México, pero si quieres reír un poco, puedes hacer click aquí. :D

lunes, 1 de septiembre de 2014

El planeta tierra eres tú

El Planeta Tierra Eres Tú (de Carlos Chavira) from Rodolfo Bernal on Vimeo.

Historia de vampiros

Era un vampiro que sorbía agua 
por las noches y por las madrugadas 
al mediodía y en la cena.

Era abstemio de sangre 
y por eso el bochorno 
de los otros vampiros 
y de las vampiresas.

Contra viento y marea se propuso 
fundar una bandada 
de vampiros anónimos, 
hizo campaña bajo la menguante, 
bajo la llena y la creciente 
sus modestas pancartas proclamaban, 
vampiros beban agua 
la sangre trae cáncer.

Es claro los quirópteros 
reunidos en su ágora de sombras 
opinaron que eso era inaudito, 
aquel loco aquel alucinado 
podía convencer a los vampiros flojos, 
esos que liban boldo tras la sangre.

De modo que una noche 
con nubes de tormenta, 
cinco vampiros fuertes 
sedientos de hematíes, plaquetas, leucocitos, 
rodearon al chiflado, al insurrecto, 
y acabaron con él y su imprudencia.

Cuando por fin la luna 
pudo asomarse 
vio allá abajo 
el pobre cuerpo del vampiro anónimo, 
con cinco heridas que manaban, 
formando un gran charco de agua, 
lo que no pudo ver la luna 
fue que los cinco ejecutores 
se refugiaban en un árbol 
y a su pesar reconocían 
que aquello no sabía mal.

Desde esa noche que fue histórica 
ni los vampiros, ni las vampiresas, 
chupan más sangre, 
resolvieron 
por unanimidad pasarse al agua.

Como suele ocurrir en estos casos 
el singular vampiro anónimo 
es venerado como un mártir.

Mario Benedetti.